martes, 23 de agosto de 2011

Si en un momento puedo contar los ladrillos de un edificio, tu podrias contar los restos de mi corazón.


Soy como Hansel y Grettel que en vez de tirar trozos de pan para recordar el camino yo tiro trozos de corazón, ya me quedé sin nada, en mitad del camino del bosque de Caperucita Roja, sentada hablando con el lobo de los Tres Cerditos, comiendo la manzana de Blancanieves, acariciando al gato de Alicia en el País de las Maravillas, sonriendo por como me mira Sebastian el cangrejo de la Sirenita y como acecha el tigre de Yasmine con la lámpara mágica de Aladín. Se me acabó la suerte y en un ataque de mal humor me quito los zapatos de cristal de la Cenicienta y los destrozo chocando contra un árbol de Narnia, se queja pero yo no le hago caso. Busco en la cesta de mimbre y encuentro los zapatos rojos de la niña del Mago de Oz, ya está, solucionado, por fin algo de suerte, pero suerte de esa que se compra, no de la que regalan. Me lebanto después de haberme puesto los zapatos, doy una colleja al lobo de los Tres Cerditos y salgo corriendo riendome sonoramente, me topo con una ensenada y la torre de Rapuncel en el centro, abajo una hombre vestido de azul y una corona rota. Uno de los hijos del burro y la dragona de Shreek duerme a la entrada de la torre y el tiburón de Peter Pan está medio dormido en la fosa. Entro por la puerta y alguien parece llorar, es el fantasma de Merttel la llorona en la peli de Harry Potter, voy a consolarla, pero no me da la gana, aparece Campanilla, la agarro por las piernas y la ajito para que heche más luz, es una buena linterna ecológica. Llego a la puerta más alta y con la espada de Escalibur la abro. Está el sapo de Tiana y el Sapo encima de la cama colocado como la Bella Durmiente, voy a darle un beso y antes de nada se despierta, le agarro y le meto en el bolso de Mary Poppins. Y con otro sapo en mi bolsa me largo encima del pegaso de Hércules.

jueves, 18 de agosto de 2011

Sorpresas.

Una silueta negra con un sombrero corre en mitad de la noche por las calles de un pueblo. Miles de sombras interrumpen su camino, pero sigue corriendo, alguien le espera y llega tarde. Agarra una barandilla al bajar corriendo por unas escaleras, unas escaleras que le hacen parar a mitad de camino para tomar un poco de aire, pero solo veia la imagen de quien le esperaba y seguia corriendo. Vivia enamorado, poeta solo que escribia a la soledad que en ese momento parecia haberse roto, muerto de amor, o quizá ángel guardian de quien le pide ayuda, o la da cuando la necesitan, dicen que es un buen amigo, pero nadie le pregunta cómo está ni que es lo que quiere. Ha vivido con la pena dentro y ahora se esfumó a la velocidad que el iba. Seguia corriendo y nada le paraba. La gente se agolpaba por una fiesta local, se abria paso entre codazos y patadas. Suenan las campanas, son las tres de la mañana. Pasa la muchedumbre y llega a una pequeña plaza, con una fuente en el centro, y alguien sentado en el borde. Se para en seco, observa, mucho viento. Se retira el sudor de la frente con la mano, y anda lento hacia la fuente. Se coloca el sobrero, cuando anda, tropieza, pero no llega a caerse. Quien estaba en la fuente le mira, la Luna refleja su rostro aniñado, una chica, ella sonrie, él se enconde más bajo su sombrero con una mano y con la otra saca una carta del bolsillo derecho una carta, y se la da, ella sonrie más, se levanta. Ella no era más que el reflejo de lo que alguien se le ocurrió llamar belleza, ella era el corazón, el corazón de quien ahora siente cerca y tiene ganas de agarrarlo para que no se escape. Él, andó hasta acercarse a ella. La abrazó y prometió una de esas cosas que solo se dicen entre parejas y el final, simple y efectivo, como cualquier cosa que se cuenta en una historia de amor, esta es diferente. Ella le mató entre fuegos artificiales y ruido de música y besos impregnados en veneno. Ella era la Luna y se la puede aplicar " toda Luna tiene una parte oscura"

miércoles, 17 de agosto de 2011

Deja de mirar asi, con diferentes puntos de vista. Calculando el momento observando el encuentro de tus ojos con los mios.
Una mirada vale mas que mil palabras y ahora se a que se referia porque ahora te miro y me dices como estoy. me sonries cuando yo sonrio y aunque yo no lo haga y este feliz lo sabes. Me dices que me brillan los ojos, que no es normal en mi, que crees que voy a llorar pero que sabes que no lo hare delante tuyo. Es cuando se me cae el alma a los pies porque veo en tu mirada un cariño infinito. Tengo ganas de abrazarte y lo sabes pero no lo haces. Te lo pido con la mirada y te quedas quieto. Supongo que no quieres saber nada de esto, de nosotros. El espacio que hay entre nosotros nos quema y tu lo acortas. Cada vez arde mas. Tu me miras y yo te miro. Los dos nos decimos cosas que no oimos. Palabras silenciosas que vuelan por el aire que nos rodea. Me abrazas. No se que sentir. Simplemente cierro los ojos y respiro ondo. Noto el latir de tu corazon. Es cuando mis ojos deciden soltar una lagrima que desencadena un llanto insonoro. El lo sabe pero sigue ahi. Sin moverse. Sin decir nada. Solo mirandome en silencio. En un momento infinito se nos escapo a los dos un Te quiero.
Miradas que engañan.
Miradas que aman.
Miradas que extrañas.
Miradas que necesitas.
Tus miradas cambian, son muchas y yo se cuales son.

miércoles, 3 de agosto de 2011

Todos hablamos mucho cuando nos cuentan cosas parecidas que les ocurre a otras personas. No sé por qué, pero nunca pensamos que puede sucedernos a nosotros y, en cambio, el dia menos pensado.. pam! te toca a ti, como si te hubieras trído mala suerte tú sola. Tienes que arreglar cuentas con tu orgullo y tus ganas de seguir con él.. Pero que coñazo! Siempre he sido una negada en matematicas. Y ademas, en el amor no existen ecuaciones ni operaciones.. No existe el contable de los sentimientos o el asesor financiero del amo. ¿Que ocurre, que hay que pagar un impuesto para ser feliz? Si fuera verdad, lo pagaría a gusto... Lo peor de todo es que le echo de menos.. Estoy en el puente, paro el coche y bajo. Me acuerdo de esa noche, esos besos...

Despierta

Por favor, no cierres los ojos y abrelos, estate conmigo, no llores, no conviertas esto en un triste cuadro de acuarelas. No te preocupes, si quieres me voy, no molestaré, lo prometo. Pero no quiero que tus ojos verdes lloren por algo que no existe. No, no te preocupes, el amor es una invención del cerebro humano. Sonrie, sonrie, ya está aquí, para besar tus labios finos y arrancar un trocito de tu alma para alimentar su corazón. Pero no te preocupes, yo me voy.
Siempre me quedará con soñar con lo que pueda depararnos o algo por el estilo. Podria esperar sentada en una esquina de un bar en el que ya no se respira humo de cigarros, ni ambiente de bar cerrado, pero no lo haré allí, porque se que te encontraré deprisa, pero prefiero esperar, notar lo despacio que pasa la vida cuando te aburres, lo poco que te hecho de menos y lo mucho que deseo verte, pero quiero esperar, esperar ala orilla del mar, tumbarme en la arena húmeda, sonreir cada vez que veo a alguien pasear solo. Prefiero así, vivir al lado de un coco pintado con la sonrisa dibujada y unos ojos negros mal pintados. al lado del coco, una foto junto a ti.

Prefiero esperar a morir que haber muerto sin esperar.